Surrealismo

Por Alex Reyes

Creado en París hacia 1924, pero siendo pronunciado siete años antes por Guillaume Apollinaire (Roma, 26 de agosto de 1880 – París, 9 de noviembre de 1918) en el prólogo de su pieza Las tetas de Tiresias escrito en 1917, el Surrealismo aparece como «El arte que permite crear a partir del subconsciente».  

Es innegable que el término surrealismo esté fuertemente ligado a André Breton y su manifiesto; sin embargo, los antecedentes y la historia de la palabra, tienen un amplio margen de historia y mera trascendencia que, pese haber surgido durante la Primera Guerra Mundial, prevaleció y tomó fuerza durante la segunda contienda. De ahí que aún en nuestros días se siga hablando de autores como Leonora Carrington, Max Ernst, Pablo Picasso o, incluso, de sus precursores, tales como Rousseau, Chagall y De Chirico. 

Este movimiento propone una comparativa (teórica) entre lo inconsciente y lo irracional como medio para cambiar la vida, la sociedad, el arte, e incluso el hombre mediante el uso de la revolución. Aunque se cree que el movimiento es la resultante de un conglomerado de propuestas que se dieron a lo largo del mundo, la realidad es distinta y adimensional: fue el producto del arte individualista que, además, no se comparaba con ningún otro; puesto que se pretendía que cada estilo fuera propio y no la recolección de muestras de distintos autores. 

Con base en la teoría de la interpretación de los sueños de Freud, el movimiento inicia su tránsito. Esta teoría supone que la mente humana es capaz de superar la limitación del inconsciente (aquello de lo que la mayor parte del tiempo las personas carecen de conciencia, tal como lo indica su nombre) dándole al subconsciente la reciedumbre para expresarse a través del arte. De esta manera el automatismo se convirtió en una de las características que conformarían el Surrealismo. Dentro de los medios que destacaron para lograr este objetivo, los artistas elaboraron sus obras en estados de trance e hipnosis. 

Considerada como una de las artistas surrealistas más importantes no solo en México, sino en territorio internacional, Leonora Carrington se convirtió en la creadora de una veintena de cuentos, una novela (La trompetilla acústica), de decenas de cuadros y esculturas, que la llevarían a consagrarse como una de las máximas exponentes de este movimiento. Dentro de sus pinturas se ve reflejado, principalmente, el amor que tuvo hacia los animales, algo que la llevaría a pintar gatos, perros, pájaros y caballos; no obstante, adquirió un gusto desenfrenado por aquellas criaturas inclasificables, entre humanas y bestiales. 

En el Estado de San Luis Potosí, ubicado en el interior de Centro de las Artes de este estado, nace el Museo Leonora Carrington, siendo este el primer espacio dedicado a la exposición de esta artista surrealista. El museo expone esculturas, joyas, grabados y objetos personales de esta figura emblemática. Y, desde luego, también cuenta con una biblioteca dedicada al Surrealismo; una buena opción para aquellos que les interese esta corriente artística. 

Categorías CULTURAEtiquetas , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close